Buscar
  • Dirección Facultativa

Placas Solares en Naves Industriales



Las empresas e industrias tienen elevados consumos de energía eléctrica, lo que traducido a términos económicos, implica un porcentaje considerable en sus gastos fijos. Como consecuencia de todo ello, cada vez más se va tendiendo al autoconsumo energético, porque la instalación de placas solares en naves industriales permite aumentar la eficiencia energética y, al mismo tiempo, beneficia el medioambiente, ya que disminuye considerablemente la emisión de gases contaminantes. Pero ¿realmente proporcionan un ahorro? ¿Es rentable instalar paneles fotovoltaicos en una industria y lograr el autoconsumo?


Beneficios de las placas solares en naves industriales

La instalación de placas solares en naves industriales permite aprovechar la luz del Sol, un recurso totalmente infinito, para abastecer toda la energía eléctrica necesitada a un precio mucho más reducido que el que se tiene con un consumo convencional. Se trata de una opción muy interesante de autoconsumo económico, eficiente y sustentable, y que presenta numerosas ventajas como:


  • Corta amortización: Pese a que en un inicio requiere de una inversión inicial, esta es rápidamente amortizable, ya que permite un ahorro relevante desde el primer momento en los recibos energéticos. Además, debido al creciente interés por fomentar el autoconsumo nacional, son numerosas las ayudas y subvenciones públicas destinadas a este tipo de instalaciones.

  • Es bueno para el medioambiente: La energía solar fotovoltaica reduce la contaminación de nuestro entorno, ya que no emite emisiones de gases efecto invernadero, al contrario de lo que pasa con las fuentes convencionales de energía. Además, no emite contaminación acústica, debido a que no es necesaria la utilización de generadores. Por otro lado, es totalmente sostenible, y es que no consume recursos finitos.

  • Aumenta la competitividad: Disminuyendo los costes energéticos, permite a una industria rebajar los precios de sus productos o servicios, de esta forma aumenta su competitividad dentro del mercado y repercute muy positivamente sobre el consumidor.

Tipos de instalación de placas solares en naves industriales

Existen dos tipos de instalación de placas solares en naves industriales. En los dos casos, aprovechan los paneles solares instalados en su cubierta para transformar la energía procedente de los rayos solares en eléctrica y beneficiarse de todas las ventajas que proporciona el autoconsumo eléctrico. Se diferencian en función de su conexión a la red eléctrica general. Estas son las dos opciones disponibles:


  • Instalación aislada: Este tipo de instalaciones no están conectadas a las redes generales y está recomendado para industrias o empresas con bajos consumos. En estos casos, es necesaria la instalación de grandes cantidades de paneles para asegurar que el autoconsumo sea suficiente para las necesidades que se tengan.

  • Instalación conectada: Pensada para altos consumos, donde la generación eléctrica es híbrida, es decir, parte es consumida mediante el autoconsumo y parte tomada de las redes convencionales. Estas instalaciones permiten, además, aprovechar la energía solar que sobra para venderla y volcarla a las redes generales y conseguir, de esta forma, ingresos por los excedentes que se tengan.

Precios y subvenciones de una instalación de paneles solares

Como es lógico, el coste de una instalación de placas solares en naves industriales es bastante variable en función de muchos factores. Pero, la alta competencia actual de este sector y la evolución de estos sistemas han hecho que sus precios se hayan visto disminuidos hasta en un 80 % en los últimos 10 años. Todo esto hace que el autoconsumo solar sea una alternativa más que viable para todo tipo de industrias y empresas.


Hoy en día, el precio del kW instalado fotovoltaico en 2022 puede estimarse entre los 0,8 y 1,4 €/kWh. Esto implica que una industria de consumo anual de 10 000 kW, su coste de instalación pueda variar entre los 8000 y los 14 000 euros. Estas variaciones en los precios pueden depender de varios factores como la calidad en sus componentes instalados, la superficie de paneles a instalar, las características de la instalación o la ubicación de la nave donde se van a colocar, entre otros.


Aunque estas instalaciones requieren de una inversión inicial, se empiezan a amortizar inmediatamente una vez puestas en funcionamiento, gracias a la reducción de los recibos eléctricos y de gas que conllevan. Pero además, pueden beneficiarse de importantes bonificaciones fiscales que disminuyen bastante sus precios de instalación. Son los diferentes municipios quienes las otorgan y consisten en una reducción del IBI que, en algunos casos, representa hasta un 50 % durante cinco años.


También, durante los años 2022 y 2023, este tipo de instalaciones pueden beneficiarse de reducciones directas de hasta 600 € el watio instalado, gracias a los Fondos Europeos Next Generation. Todo esto hace que colocar placas solares en naves industriales sea una de las mejores maneras para disminuir costes en producción y mejorar la competitividad general de una actividad industrial, además de que contribuyen a mejorar nuestro medioambiente.



30 visualizaciones0 comentarios